¡No pierdas ni un pelo!

El estrés, ya sea leve o intenso, el cansancio o incluso una fuerte gripe son algunos de los factores más desconocidos que pueden producir la caída del cabello. También existen otros motivos, como un desequilibrio hormonal, la edad, la herencia…