Niños: guapos y limpios de vuelta al cole

El inicio del curso escolar es un buen momento para recordar la necesidad de que bebés y niños aprendan las normas de higiene básicas. Es importante que estas normas se marquen desde el hogar y no se delegue esta enseñanza en la escuela, que ya se ocupa de hacer cumplir a los niños algunas medidas de higiene mínimas. Pero compete a los padres establecer la rutina diaria de la ducha, la limpieza de los dientes, el lavado de manos y cara, el peinado, etc., así como controlar que todo ello se realiza correctamente para mantener la salud infantil. Aunque hay niños que se resisten, estos hábitos que suelen ser agradables a la mayoría de los niños, especialmente si se realizan con cosméticos y enseres adaptados a su tamaño y gustos.

Calma la sed de la piel

A estas alturas del verano, la piel reclama agua. Y necesita una hidratación inmediata y en profundidad, ya que en esta época se producen picos de deshidratación cutánea provocados por el sol, el calor y el aire acondicionado que aceleran la pérdida de líquido. Pero cuando reponemos agua, ésta se dirige a los órganos vitales, ya que la piel es el último órgano en recibir el agua y, por tanto, el primero en deshidratarse.

Amor y odio al sol

Tendidos en la playa, completamente bronceados, dan una y otra vez la vuelta buscando absorber al máximo el sofocante sol. Son los primeros en llegar y los últimos en irse, y su color moreno se mantiene a lo largo de todo el año porque no permiten que se reduzca un ápice. Se les denomina tanoréxicos (por tan, bronceado en inglés), una adicción que tiene similitudes con la anorexia. La diferencia es que, en lugar de verse gordos, los tanoréxicos consideran que su piel nunca está lo bastante bronceada.

Pero no son los únicos en tener una relación extraña con el astro rey. En el otro extremo se sitúan los tanofóbicos, personas que tienen pánico al sol y que llevan al extremo la fotoprotección.

Estrategias para combatir el calor

Como decían Los Manolos, a estas alturas de agosto “hace tanta calor que no me puedo mover”. Sobrevivir a la canícula tiene sus trucos, además de enchufar el aire acondicionado. Unas mínimas medidas de precaución nos evitarán no sólo pasar calor, sino muchos problemas asociados a las altas temperaturas. No es una broma, cada año el calor provoca muertes, especialmente entre personas mayores y niños, por golpes de calor, deshidratación, etc. Así que es cuestión de tomarse el verano con calma y buscar un lugar al fresco.

BeautyEco(nómicos): La playa, tu centro de talasoterapia gratis

La playa es uno de los paisajes más beneficiosos para la salud de la piel y de todo el organismo. En ella se conjugan los cuatro elementos: tierra, aire, agua y fuego, y todos favorecen el correcto funcionamiento del organismo.
Aprovechar las posibilidades que ofrece la playa para cuidar de nuestro cuerpo como en un centro de talasoterapia es una de las posibilidades más satisfactorias, sudables y económicas del verano.

Aftersun, imprescindible para la salud y el bronceado

Ok, te han convencido: ya te pones protector solar para no quemarte cual «guiri» en la Costa del Sol. Y después, ¿qué? ¿Dejamos la piel tal cual o la cuidamos un poco más?
No sólo vale prevenir, es decir, proteger la piel y el cabello del sol. También el después importa, y mucho, ya que de los cuidados post-solares depende en gran parte que no te peles y el cabello quede cual estropajo al final de las vacaciones.

Disfruta de un verano sensual con la cosmética más placentera

El sol aumenta la libido. El verano se considera un buen estimulante sexual, a no…

Consejos para no quemarse… bajo el sol estival

El sol es fuente de vida y energía y tiene indudables efectos beneficiosos en el organismo. Proporciona calor, es bactericida, estimula procesos biológicos y bioquímicos esenciales para la vida y proporciona optimismo. Sin embargo, la exposición del cuerpo al sol sin protección puede causar daños irreversibles, especialmente en la piel y los ojos.

BeautyEco(nómicos): Masajes al aire libre

¿Qué mejor plan que unir naturaleza y contacto humano? Aprovechemos para mimarnos todos un poco más, relajarnos y disfrutar del sentido del tacto al aire libre. Sólo necesitamos nuestras manos y un entorno adecuado. Lo demás es sólo cuestión de cariño. Ya sabéis que el masaje no es más que las caricias humanas convertidas en terapia.

Niños y ancianos, protégeles del sol

Todos debemos protegernos de los rayos ultravioletas del sol. Pero hay personas que necesitan una…